lunes, agosto 15, 2022

Familias de los ejecutados políticos exigen a Chile y Alemania acelerar el cierre de Colonia Dignidad

Las familias de presos ejecutados y desaparecidos en Colonia Dignidad durante la dictadura de Augusto Pinochet redoblaron este sábado la exigencia a los gobiernos de Chile y Alemania para que ese sitio, rebautizado como Villa Baviera y ubicado en la comuna de Parral, provincia de Linares (Región del Maule), cierre las puertas al turismo y se convierta en un centro de memoria histórica.

El llamado fue estampado en una declaración pública firmada este sábado por las agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados de Talca, Parral, Santiago, Concepción, Chillán, Valdivia, Osorno y Valparaíso, en conjunto con la ONG Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo (Codepu) y la Fundación 1367- Casa Memoria José Domingo Cañas.

En el documento, los familiares revelaron que el jueves fueron «informados de la propuesta que un grupo de expertos hizo a los gobiernos de Chile y Alemania acerca de cómo abordar e implementar un concepto de memoria para homenajear a los distintos grupos de víctimas y conmemorar los hechos ocurridos en ese centro de detención, tortura y exterminio». 

Al respecto, recordaron que «desde 2017 se encuentra vigente un memorándum de entendimiento que dio origen a una comisión mixta, integrada por representantes de los Estados de Alemania y Chile, ‘para abordar la memoria histórica de Colonia Dignidad y de la integración de las víctimas a la sociedad'», y señalaron que «ambos Estados excluyeron desde su inicio la presencia permanente de las víctimas, mediante sus representantes legítimos, legítimas e históricos e históricas». 

«Las actas y decisiones que allí se toman son secretas, no conociendo hasta la fecha el contenido de las reuniones ni el protocolo de funcionamiento donde se están tomando decisiones respecto de nuestros amados desaparecidos y desparecidas» y «entre esto está en conocimiento de los gobiernos de Chile y Alemania, desde 2019, una propuesta realizada por cuatro expertos y expertas, que no conocíamos», añadieron. 

No obstante, «los cuatro expertos, en un acto de dignidad y respeto hacia todas las víctimas y sus representantes, rompiendo el secretismo impuesto, han resuelto informarnos sobre los principales aspectos de la propuesta para un concepto de memoria y de cómo debe ser financiada, desarrollada e implementada al interior de la ex Colonia Dignidad», indicaron. 

LA PROPUESTA

De acuerdo con las agrupaciones de familiares, la propuesta de los especialistas «refleja muchos de los reclamos» que han planteado durante las últimas décadas.

Según los firmantes de la carta, el plan dado a conocer por los expertos contempla tres ejes centrales, siendo la primera de ellas que «los espacios para la memoria deben estar dentro de la actual Villa Baviera como una manera de preservar no solo la memoria, si no por que son fuente de pruebas e investigaciones judiciales».

En segundo punto, dice la declaración, concluye que «las fiestas alcoholizadas de cerveza y el actual negocio turístico que desarrollan los dueños de Villa Baviera no son compatibles con el respeto por la memoria de nuestros amados familiares y de quienes sufrieron prisión política y torturas. No basta con una placa recordatoria, sino que hay que construir en el lugar de los crímenes un espacio para la memoria. Al igual como lo señaló la experta Elizabeth Lira, creemos que los espacios de la memoria son también lugares para la reparación simbólica de las víctimas y sus familiares».

Finalmente, sostienen que «la propuesta acoge nuestro planteamiento reiterado en muchas ocasiones en cuanto a que las memorias de las víctimas deben ser representadas en el lugar de manera diferenciada».

«Esto significa que los Familiares de Detenidos Desaparecidos tendrán un espacio con símbolos y signos diferenciados porque sufrieron atropellos a los DD.HH. en el marco de la alianza criminal dictadura-Colonia Dignidad. Otros espacios, tendrán aquellas víctimas de los crímenes propios del enclave, cometidos desde su fundación en 1961 (abuso sexual, trabajo esclavo, adopciones, administración de psicofármacos, etc.)», afirma el documento. 

«SEGUIREMOS EXIGIENDO VERDAD Y JUSTICIA»

Los familiares cierran la carta recalcando que, «como siempre lo hemos hecho, seguiremos exigiendo en la calle, en los tribunales, en el Parlamento, ante la prensa y la comunidad nacional e internacional: Verdad y Justicia«, y esperan que «este paso que han dado los expertos para el sitio de la memoria sea un impulso para las investigaciones judiciales».

«El tiempo transcurrido no permitirá que muchas madres –la mayoría ya partieron- puedan recordar en ese lugar a sus hijos e hijas desparecidos, pero confiamos que seremos testigos y protagonistas de que recuperaremos esa Colonia para recordar, homenajear y transmitir a las nuevas generaciones esta historia de represión y también de una larga lucha», concluye el documento. 

HISTORIA DE LA COLONIA DIGNIDAD

Entre 1961 y 2005, Colonia Dignidad fue el centro de operaciones de una secta liderada por el nazi Paul Schäfer que sometió a unas 300 personas con trabajos forzados, castigos y manipulación mental, además de cometer abusos sexuales y violaciones a menores.

Tras el golpe de Estado que en 1973 derrocó a Salvador Allende, Schäfer ofreció las instalaciones a la DINA, la policía secreta de la dictadura de Pinochet, y Colonia Dignidad acabó convirtiéndose en una pieza clave del aparato represor del régimen.

Aunque no se tienen cifras exactas, se estima que la mitad de los 350 opositores a la dictadura que fueron llevados a ese lugar nunca salieron con vida.

Un centenar de colonos siguen viviendo en Villa Baviera. Los pobladores reconvirtieron un edificio en restaurante y hotel, y se realizan fiestas folclóricas alemanas a las que asisten turistas.

Últimas noticias
Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí