viernes, agosto 19, 2022

Parejas de mujeres que consultan por reproducción asistida aumentaron 800%

En su cuenta pública del pasado 1 de junio el Presidente Sebastián Piñera anunció que daría urgencia al proyecto de ley que busca instaurar en el país el matrimonio igualitario, que incluya a parejas del mismo sexo, tema que comenzó a debatirse poco después en el Congreso Nacional.

De esta forma las autoridades del país dieron cuenta de una realidad que Chile está viviendo desde hace muchos años y que se manifiesta claramente en diferentes campos de la sociedad, como lo ha sido el aumento de las consultas por parte de parejas de mujeres por métodos de reproducción asistida.

Según registros de la Clínica IVI Santiago, especializada en este campo, las parejas de mujeres que buscan orientación para tener hijos aumentaron en un 800% entre los años 2011 y 2019, lo que da cuenta de un importante avance en este tema.

Paralelamente, según los resultados de la encuesta Casen del 2018, los niños y adolescentes que viven en hogares compuestos por un solo progenitor pasó de un 8% en el año 2000 a un 19,1%, lo que también se expresa en un aumento de las consultas por métodos reproductivos de mujeres que quieren ser madres solas, sin necesidad de una pareja.

Para estas necesidades se ofrecen dos tratamientos: inseminación intrauterina (introducción de espermatozoides de donante en el útero para lograr que el embarazo se consiga de forma natural en el interior de las trompas) y fecundación in vitro e inyección intracitoplásmica (los óvulos se fertilizan con espermatozoides de donante en el laboratorio, luego el embrión resultante se transfiere al útero y de haber más embriones se congelan para un embarazo futuro).

Y en el caso de las parejas de mujeres la fecundación in vitro ofrece la alternativa del método ROPA, que según explica la doctora Rose Meier, especialista en medicina reproductiva de IVI Santiago, «está pensado para parejas de mujeres en las que ambas quieran participar activamente del tratamiento de reproducción asistida. Para ello se fertilizan los ovocitos de una de las mujeres con espermatozoides obtenidos de un banco de semen. Una vez obtenidos los embriones, son transferidos al útero de la otra mujer, logrando lo que llamamos maternidad compartida».

Últimas noticias
Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí