viernes, agosto 12, 2022

Un PCR a un celular es tan efectivo como una muestra nasofaríngea, dicen científicos chilenos

Una investigación realizada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile reveló que hacer un examen de PCR para detectar el Covid-19 en la pantalla de un teléfono celular arroja el mismo resultado que una muestra nasofaríngea del mismo dueño del artefacto. 

El estudio, liderado también por el Instituto de Oftalmología de la University College London, es el primero en el mundo y fue destacado en la revista inglesa E-life de Nature, que reveló que es un método confiable para identificar el Covid-19.

En detalle, el método denominado «Phone Screen Testing» (o PoST, por sus siglas en inglés) se acerca a los resultados de los testeos de PCR de muestras nasofaríngeas en más de un 90%. «Esto en el caso de que la persona tenga una baja carga viral, lo que es muy bueno y permite pensar que podría configurarse en un método no invasivo de diagnóstico, y alternativo también al test de antígenos, que es menos sensible», afirmó el doctor Luis Quiñones, quien coordinó el desallo de la investigación.

El método fue ideado por Rodrigo Young, un bioquímico chileno que trabaja en la University College London, en Inglaterra, y fue desarrollado entre diversas instituciones entre las que destaca la Universidad de Chile y el londinense Great Ormond Street Hospital, y quien explicó que esta forma evita que una persona pase por un hisopado nasal.

Quiñones impulsó la transformación de su laboratorio en mayo de 2020 para contribuir al análisis diagnóstico de muestras de personas sospechosas de estar contagiadas y el interés era hacer un estudio de cómo se contaminaban las superficies con este virus entre ellas, de artículos personales como los celulares y computadores, ya que reciben la exhalación cuando hablamos y el contacto digital cuando tocamos la pantalla al escribir o usar alguna aplicación, lo que es aún mayor en los teléfonos. 

En primer término reunieron un grupo piloto de 540 muestras, incluyendo hisopado nasofaríngeo e hisopado de la pantalla de los smartphones de los participantes. «De hecho, la primera muestra fue la mía. Me contagié con Covid-19 en mayo del 2020, afortunadamente casi asintomático. Cuando partimos la investigación yo me hice el PCR y salió positivo, por lo que me fui a mi casa por dos semanas, y ahí tomamos muestras a mi teléfono y a mi notebook«, sostuvo el académico.

Las muestras de ese grupo piloto fueron procesadas en su laboratorio para establecer si había una correlación entre la muestra positiva de la persona y la de su celular, lo que fue corroborado. Así, el equipo multidisciplinario hizo un segundo grupo de muestras, esta vez de 764 en total, en el cual se probaron los protocolos de validación mediante análisis de sensibilidad y de especificidad.

«El de sensibilidad es para ver qué porcentaje de las personas que aparecen como positivas a la infección también tienen muestras recogidas en sus celulares con el mismo resultado (…) El análisis de especificidad, en cambio, orientado a saber si la muestra de superficie detecta de forma correcta los casos negativos, constató que esa especificidad está alrededor del 98 por ciento».

Quiñones indicó, eso sí, que «la única limitación de esta investigación está relacionada con la penetración de los smartphones en las diversas regiones, pero en Chile su disponibilidad es muy elevada«.

Últimas noticias
Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí