martes, agosto 9, 2022

Matrimonio igualitario: Gobierno concretó suma urgencia y Senado tiene 15 días para despacharlo

Siguiendo el anuncio del Presidente Sebastián Piñera, y tal como adelantaron en horas de la mañana los ministros Hernán Larraín (Justicia) y Jaime Bellolio (Segegob), el Ejecutivo puso suma urgencia al proyecto de matrimonio igualitario, que fue ingresado en 2017 por la entonces Presidenta Michelle Bachelet y que actualmente «duerme» en el Congreso.

Esta disposición, presentada este jueves por la tarde, establece que la iniciativa, que permanece en la Comisión de Constitución del Senado, deberá ser conocida y despachada por la Cámara Alta en un máximo de 15 días, plazo que se hará efectivo cuando se dé cuenta de la misma en Sala.

«Si el ministro y el Presidente cumplen con su compromiso, nosotros como Comisión de Constitución del Senado estaríamos en condiciones de estar despachando en el mes de junio el matrimonio igualitario para su discusión en la Cámara de Diputados», dijo en la víspera el senador Pedro Araya (independiente), presidente de la Comisión de Constitución.

«Si nosotros llegamos a un acuerdo con el Gobierno y el Gobierno compromete a sus parlamentarios, podemos avanzar mucho más rápido, porque el matrimonio igualitario tiene un tema de discusión que es la filiación, que fue lo que paralizó la tramitación el año pasado en la Comisión de Constitución. Si en esto construimos un acuerdo, probablemente podemos avanzar mucho más rápido y podríamos sacar antes el proyecto de matrimonio igualitario», complementó.

HISTORIA DEL PROYECTO

Si bien el proyecto ingresado durante el segundo mandato de la socialista Michelle Bachelet (2014-2018) fue aprobado en general en la Sala del Senado, el texto descansa en esa Cámara desde mayo de 2020, a la espera de ser discutido en particular.

El matrimonio entre personas del mismo sexo se ha convertido en los últimos años en una de las mayores luchas de los colectivos LGTBI en el país, donde los homosexuales solo pueden unirse desde 2015 bajo la figura legal de «unión civil», similar a la pareja de hecho.

El mismo Ejecutivo de Piñera, que es católico y gobierna con una coalición de cuatro partidos de derecha y centroderecha en la que hay dirigentes que se oponen al matrimonio igualitario, se había manifestado en múltiples ocasiones contrario a avanzar en la medida, argumentando que no forma parte de su programa.

El sorpresivo vuelco ocurrió hace solo dos días, en la última Cuenta Pública del segundo Gobierno del Mandatario, donde dijo que «ha llegado el tiempo» de aprobar el matrimonio igualitario en el país, lo que provocó división en el oficialismo y molestia por parte de un sector de Chile Vamos, que acusó «traición».

Piñera planteó anoche, en distintas entrevistas televisivas, que este anuncio no fue una «pasada de cuentas» a su coalición y dijo haberlo conversado con varios dirigentes, incluido Joaquín Lavín; a la vez que afirmó no tener un candidato y que lo hizo por convicción y no para favorecer a Sebastián Sichel.

El Jefe de Estado rememoró -ayer en TVN- las críticas del mismo sector «cuando propusimos el Acuerdo de Vida en Pareja» (Acuerdo de Unión Civil) en su primer periodo, «y después terminaron votando todos a favor», por lo que esta vez «quiero ver cómo van a votar, porque les quiero decir a todos: ¿Cómo es posible que en el Chile del siglo XXI hayan temas que no se puedan tratar?».

El vocero Bellolio, militante de la UDI, planteó hoy que «esto no es algo que favorezca a un candidato u a otro candidato, favorece a la dignidad».

«Entiendo que haya algunas manifestaciones contrarias al respecto, no me parece que se quiera mezclar el hecho de ponerle urgencia a un proyecto como este con otras cosas distintas como son las ayudas tan potentes como un IFE universal», criticó, en alusión a la actitud que adoptó su propio partido en evidente molestia al anuncio de Piñera.

«En eso nosotros pediríamos a la coalición de Gobierno, por supuesto, pero también a la oposición, que seamos responsables», añadió.

El Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) calificó como «un vuelco histórico y definitivo para la derecha» que el Presidente se manifestara a favor del matrimonio igualitario.

En tanto, desde Fundación Iguales, calificaron el hecho como un «giro inesperado» y agregaron que es «deber» del Ejecutivo y «cumplir con lo anunciado y priorizar a la diversidad».

Actualmente, el matrimonio homosexual es legal en una veintena de países, entre los que se encuentran siete latinoamericanos: Argentina, Brasil, Colombia, México, Uruguay, Ecuador y Costa Rica.

Últimas noticias
Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí