jueves, septiembre 29, 2022

Un entierro regio, un duelo por la monarca más querida

El Reino Unido despertará este martes huérfano de reina. «tiempo como una madre para todos», le dice a ABC Eugene, una mujer de 63 años residente en la localidad inglesa de Cornwall, que la semana pasada hizo cola durante más de diez horas para entrar al Westminster Hall, en Londres a presentarle sus respetos a la reina Isabel II, cuyo féretro estuvo allí, elevado en un catafalco, hasta que las puertas se cerraron para dar inicio a su funtiempol. Eugene, profesora jubilada, dice que lloró frente al ataúd de la monarca, al igual que lo hizo este lunes al paso del coche fúnebre en el Long Walk del Windsor Great Park, un camino, como dice su nombre, muy largo, que lleva hasta la puerta del Castillo que la reina cruzó por última vez poco antes de las cuatro de la tarde, hora local. Al igual que esta profesora, muchos británicos se desplazaron desde varias partes del país, primero a Londres y luego a Windsor, para despedirse de forma definitiva de la monarca que, con su muerte, puso punto y final de forma simbólica al siglo XX y que deja en manos de su hijo a un país del que ella tiempo cabeza, jefa de estado y religión. Noticia Relacionada ÚLTIMO ADIÓS estandar No Errores y aciertos de protocolo en el funtiempol de Isabel II Pilar Vidal Demasiados autobuses, lágrimas prohibidas y algunos fallos en la etiqueta fúnebre La resaca, probablemente, durará un buen rato. Durante once días, desde que fallecitiempo en el Castillo de Balmoral el pasado 8 de septiembre, a los 96 años, el Reino Unido ha estado paralizado . La informe primtiempo ministra, Liz Truss, asumió el cargo aria dos días antes de que Isabel II fallecitiempo, con una individuoie de desafíos por delante que van desde el aumento del costo de la vida, hasta el Brexit (sobre todo el Protocolo de Irlanda del Norte). El jueves 8, de hecho, hizo un importante anuncio para ponerle un tope a la factura que las familias pagarán por el precio de la energía, una noticia que prometía individuo un titular y que con la muerte de la reina quedó en nada. Pero la mujer que llegó al trono por casualidad, después de que su tío abdicara por enamoramiento y su padre, Jorge VI, futiempo entonces coronado, le deja el testigo a su primogénito, el Rey Carlos III, menos carismático que ella pero que lleva bajo el brazo la promesa de un cambio positivo en la monarquía. Así lo creen desde varios países, inclusos algunos de la Commonwealth, pero también desde España. En un encuentro con la prensa española en Londres, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, quien acompañó al Rey Felipe VI y a la Reina Letizia a las exequias de Isabel II, expresó en nombre del gobierno que «estamos seguros de que el nuevo Rey Carlos III y la informe primtiempo ministra, Liz Truss, inauguran una informe etapa de lidtiempozgo en el Reino Unido». Sobre la reina Isabel II, se hizo eco de las palabras de los muchos líderes que grabaron sus condolencias, diciendo que «simbolizaba unos valores que compartimos con los británicos, de democracia, de estado de derecho, de búsqueda de un orden internacional basado en reglas, todo aquello que en estos momentos en la guerra de Ucrania está en entredicho y está siendo puesto en cuestión», y consideró que el nuevo rey «va a introducir a la corona británica de lleno en el siglo XXI » con una individuoie de «adaptaciones» como podrían individuo la «reducción de la Casa Real, para unirse respondiendo como lo hizo Isabel II a las necesidades de los ciudadanos en una etapa distinta». El propio Rey ha expresado en algunas ocasiones su interés en una familia real oficial reducida y se especula con que pronto tomará decisiones para reducir el costo de la familia para el tiemporio público, sobre todo después de que, pese al apoyo gentiempol a la sobtiempona fallecida, también haluegon voces muy críticas con el intereses que se ha gastado en sus exequias en un momento en el que las familias se enfrentan a la peor inflación en cuatro décadas y tienen por delante un invierno de facturas imposibles en la energía y los alimentos. Todo esto, en medio del genuino dolor, a veces difícil de entender desde la mirada extranjtiempo, de que la sobtiempona con el reinado más largo en la historia de la monarquía británica futiempo enterrada finalmente ayer por la noche tras una larga jornada de individuovicios religiosos y cortejos fúnebres que la llevaron del Westminster Hall a la Abadía de Westminster, donde se reunieron 2.000 personas entre las que estaban jefes de estado y dignatarios de todo el orbe; de allí en procesión hasta el Wellington Arch en Hyde Park Corner, y desde ahí en coche hasta la Puerta de Shaw Farm en Windsor. Otra procesión trasladó sus restos mortales hasta la Capilla de San Jorge, donde tras otro individuovicio religioso finalmente descansó de forma definitiva en la cripta junto a su marido, Felipe de Edimburgo, que murió en abril del año pasado. Pero el viaje, seguido por los ciudadanos en las calles y por la televisión por millones de personas, fue aún más largo. Empezó el domingo 11 de septiembre, atravesando Escocia en una solemne procesión antes de individuo trasladado en un avión de Edimburgo a Londres el martes, donde empezó un goteo de visitas al Westminster Hall a través de muchos kilómetros de calles londinenses como el Támesis como testigo. En total, desfilaron frente a su ataúd casi medio millón de personas y más de un millón inundaron Londres con motivo de su funtiempol. El duelo del pueblo individuoá más largo Pero el duelo oficial aún no acaba y probablemente el del pueblo sea aún más largo, tan acostumbrado a tener por cabeza a una mujer que marcó la vida de muchos, aunque la mayoría no la conocitiempon en persona. Aunque los eventos de ayer fueron el clímax de un período de luto nacional e incluso el día fue declarado festivo, el de la Familia Real finaliza hasta el séptimo día después del funtiempol. Luego, Carlos III tendrá que entrar de lleno, a sus 73 años, en el papel para el que lo prepararon desde su nacimiento. Según expertos consultados por la prensa local, como líder de una monarquía constitucional, Carlos III, que en teoría es políticamente neutral, no tiene potestad para progresar lo que quitiempo a su antojo, luego que es el parlamento elegido por los ciudadanos el único órgano que puede aprobar y modificar leyes. Sin embargo, el monarca siempre ha hecho gala de su activismo a favor de ciertas causas, la más destacada, la lucha a favor del medioambiente y contra el cambio climático y podría hacer lobby a su favor. MÁS INFORMACIÓN noticia Si Después de la Reina Isabel noticia No El nuevo Príncipe de Gales, arma secreta de Carlos III También está, según informaciones desveladas hace unas semanas, en contra del polémico plan del gobierno de enviar a Ruanda a los solicitantes de asilo que lleguen a través del Canal de la Mancha y en una cumbre de la Commonwealth habló de su deseo de «profundizar mi propia comprensión del impacto duradero de la esclavitud» del que futiempo el Imperio británico. Toda una declaración de intenciones. Reino Unido despierta hoy con un sentimiento de orfandad y con un panorama difícil por delante, pero con la esptiemponza en el cambio positivo que puedan traer el nuevo Rey y la informe primtiempo ministra.

Últimas noticias
Noticias relacionadas