jueves, septiembre 29, 2022

Gustavo Petro, una primera semana de vértigo en su gobierno

En Colombia y en varios lugares del mundo ha hecho carrera que el talante de un gerente se mide en sus primeros cien días. En ese tiempo, se conocen su carácter, estilo y el ritmo con que piensa gobernar. El presidente Gustavo Petro no ha sido la excepción. Y a juzgar por la forma vertiginosa como ha abordado varios asuntos, se podría decir que tiene afán por sacar adelante las reformas que se propuso en su primer año de gobierno.

(Lea además: ‘Comisión de masacres e impunidad afectará hoja de vida de mandos’: Petro)

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

Aun sin su gabinete completo, Petro inició una serie de recorridos por el país, su equipo de gobierno radicó varios proyectos de ley ante el Congreso –entre ellos la reforma tributaria–, cambió la cúpula militar, inició diálogos con el Eln, nombró embajador en Venezuela y en cada parada hizo anuncios que ya generan polémica, como el de su visita relámpago a Cali. Allí sugirió que el país puede comercializar cannabis sin ningún tipo de licencia, algo que miraron con reserva empresarios del sector.

Con esta lluvia de acciones, Petro quiere “desmarcarse del gobierno anterior y enseñar que los cambios que prometió en campaña se están haciendo realidad”, dice Eugenie Richard, candidata a doctorado en Estudios Sociales y docente de la Universidad Externado.

“En estos días, el Presidente ha demostrado que sabe que, por ahora, está sintonizado con buena lugar de los ciudadanos y eso explica su arranque frenético”, añade Yann Basset, doctor en Ciencia Política de la Universidad de París y profesor de la Universidad del Rosario.

(También: Gobierno colombiano y Eln retomarán diálogos de paz)

Petro caminó por el asfalto, guardó la alfombra roja, posesionó a varios funcionarios en una sala del aeropuerto de Catam antes de viajar al Pacífico –región que dijo será su prioridad–; desde un avión y a través de un video designó a Armando Benedetti embajador en Caracas; puso en la mesa principal del consejo de seguridad de Quibdó a los civiles y atrás los militares; y confesó en un encuentro con los indígenas en Bogotá que la Casa de Nariño es “triste y bien fría”.

En el aeropuerto militar de Catam, Petro tomó el juramento de varios de sus ministros.

Foto:

Presidencia

Últimas noticias
Noticias relacionadas