jueves, septiembre 29, 2022

Biess ha iniciado 2 211 coactivas por créditos hipotecarios impagos

El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess)reanudó desde junio de este 2021 los procesos coactivos para el cobro de hipotecarios impagos. Hasta la fecha se han registrado 2 211 coactivas, según la entidad.

A través de esta acción, el Biess procede con el embargo del bien inmueble que está dado como garantía por el préstamo otorgado.

Cuando todos los recursos de cobro han sido agotados por la entidad bancaria se procede con la coactiva, explicó el consultor económico David Castellanos. “Si la falta de pago de un préstamo hipotecario ha superado los 180 días pasa a un estatus de cobro; y si no existe un arreglo previo con el deudor, se le da un plazo preventivo para la coactiva”, dijo.

El Biess suspendió estas acciones desde junio del 2020, debido a una disposición de la Ley Humanitaria.

Con la llegada de la pandemia, la situación económica de varios afiliados se vio afectada y se reflejó en dificultades para pagar los créditos.

Según información del Biess, la cartera de préstamos hipotecarios que ha presentado problemas de pago suma actualmente USD 909,3 millones. De ese monto, 624,3 millones son por deuda de más de un año.

Oswaldo Garcés adquirió un departamento de USD 80 000 en Quito, hace tres años. Para financiarse obtuvo un hipotecario a 14 años plazo. Según él, las cuotas, de USD 888 al mes, las pagaba normalmente, pero en julio de este año recibió un correo del Biess donde se le exigía el pago de USD 800 que adeudaba por ese préstamo.

Cuando acudió al Biess le explicaron que esta nueva deuda se generó porque su sueldo ya no cubría la cuota acordada desde agosto pasado, cuando experimentó una reducción de jornada y sueldo del 25%.

El Biess solo puede descontar por Ley hasta el 70% de los ingresos para el pago de préstamos, por lo que la deuda de este afiliado fue acumulando un valor pendiente que ya suma USD 800.

Incluso, el Biess ha señalado que si los afiliados y jubilados no hacen el pago de la diferencia o no se refinancia el crédito, se acumula la deuda y se generan intereses por mora.

Garcés se queja de que el Biess no le haya alertado con anticipación de este problema. Ahora él piensa refinanciar su deuda para poder bajar la cuota y que ya no se generen valores pendientes.

El Biess ofrece tres opciones para los afiliados cuya situación económica cambió y, así, evitar procesos coactivos.

La primera es el refinanciamiento. Esta aplica para clientes que registran retrasos en la cancelación de sus cuotas hasta por 180 días (seis meses).

Mientras tanto, la reestructuración es una opción para los afiliados que registran retrasos en el pago mayor a 180 días. Para acceder a esta alternativa, el deudor deberá cancelar las primas de seguro y los intereses de mora de la deuda.

El Biess recuerda en su página web, que para acceder a estas dos alternativas la nueva cuota mensual del endeudamiento, considerando el nuevo plazo, no puede exceder el 70% de sus ingresos netos. El plazo máximo para ampliar la deuda es de 30 años.

La novación, en cambio, aplica para clientes que están al día en sus pagos, pero desean modificar las condiciones iniciales de su préstamo hipotecario para tener un alivio financiero en el hogar. En esta opción se puede optar por la ampliación del plazo y/o reducción de las cuotas mensuales.

El número de reestructuraciones de hipotecarios creció 48% en el primer semestre de este año, frente a igual período del 2020. De hecho, fue la solución de pago más usada por afiliados, es decir, la mayoría tuvo problemas para pagar sus créditos por más de seis meses consecutivos.

Castellanos explicó que una reestructuración implica generar un nuevo crédito “con nuevas condiciones de lado y lado, en cuanto a plazos y tasas de interés”. Mientras tanto, en un refinanciamiento se mantiene el crédito vigente y se busca aumentar el plazo de pago o ajustar la tasa de interés, para tener una cuota
más conveniente.

Para el experto, el hecho de que existan más reestructuraciones que renovaciones en créditos hipotecarios, que tienen cuotas con montos altos, evidencia que los deudores buscan cumplir con sus obligaciones con “un poco más de oxígeno”. “Así, el deudor evita caer en proceso de mora y a futuro puede recuperar su condición económica para cumplir con el pago”, dijo.

Entre enero y junio de este año, el Banco del Afiliado ha refinanciado, novado o reestructurado un total de USD 21 millones, una cifra casi similar a la de iguales meses del 2020, pero ese monto es el doble si se compara con el mismo período antes de la pandemia del covid-19.

Últimas noticias
Noticias relacionadas